JOSÉ ANTONIO  ALANIZ

INGRESOS BRUTOS. EL CONVENIO MULTILATERAL Y LAS “NUEVAS” DETERMINACIONES EN BASE A LAS RETENCIONES SUFRIDAS

“CUANDO EL AGUA LLEGÓ AL RÍO…”

I - INTRODUCCIÓN

Allá, y a lo lejos (1) , en nuestro primer libro publicado por la Editorial ERREPAR definimos que los regímenes de retención del impuesto sobre los ingresos brutos proceden solo y cuando los bienes son entregados en la jurisdicción por la cual nuestro cliente resulta agente de recaudación. Lejos de imaginarnos que la Dirección General de Rentas usaría dicha interpretación para convalidar el efectivo conocimiento del destino final de las mercaderías, en materia del Convenio Multilateral, a los efectos de demandar una porción de las ventas realizadas. Y lo que es aún peor: la existencia del sustento territorial en procura de habilitar la potestad tributaria.

Es sabido que los conflictos que traen aparejado los sistemas de recaudación de los tributos locales (retención, percepción y recaudaciones), así como también la inagotable generación de nuevos sistemas de recaudación en la fuente, llevan en la mayoría de los casos a imponer daños (financieros/económicos) a las empresas radicadas en el país.

Perjuicios que se entiende con el mero hecho de observar (vía costo del dinero) las altas tasas de interés que soportamos como contribuyentes (por saldos a favor). Y a los agentes de recaudación, por estar obligados a financiar al Estado, ante el ingreso de las recaudaciones por el sistema de lo devengado. Estas, entre otras tantas injusticias.

Perjuicios que se ha tratado de resolver vía consenso fiscal, pero que por su letra chica, tal como lo alertamos oportunamente (2)  a un año ya, ningún Fisco ha cumplido con el compromiso asumido.

Y ahora (como un nuevo mal) advertimos cómo los fiscos locales se aprovechan de sus regímenes de retención para realizar determinaciones por el Convenio Multilateral con relación a la distribución de la base imponible del impuesto.

Por entender que resulta cuestionable dicho proceder, traemos a consideración la jurisprudencia pertinente y nuestra opinión al respecto.

II - “FÁBRICA AUSTRAL DE PRODUCTOS ELÉCTRICOS SA (FAPESA) c/PROV. DE T. DEL FUEGO” [ R. (CA) 14/2018 , DEL 9/5/2018]

DISPUTA: LA ATRIBUCIÓN DE INGRESOS POR LA VENTA DE MERCADERÍAS

A continuación, traemos a consideración el caso ventilado frente a la Comisión Arbitral del Convenio Multilateral frente a una determinación realizada en base a retenciones soportadas por el contribuyente.

A) Apelación del contribuyente a la determinación realizada

La empresa señala que se dedica a la fabricación y comercialización de una gran variedad de productos eléctricos en varias jurisdicciones del país, entre las que se encuentra la Provincia de Tierra del Fuego. Sostiene que el  Fisco cuestiona  que FAPESA no haya asignado los ingresos correspondientes a las operaciones realizadas con SA Importadora y Exportadora de la Patagonia (SAIEP) a la jurisdicción de Tierra del Fuego; ello  a partir del hecho de que se hayan computado las retenciones sufridas sobre dichas operaciones como pago a cuenta del impuesto sobre los ingresos brutos  correspondiente a los anticipos 6/2010, 7/2010, 9/2011, 11/2012 y 11/2013. La firma resalta que las operaciones realizadas entre SAIEP y FAPESA responden a ventas de electrodomésticos realizadas por esta última a SAIEP, cuya entrega tiene lugar en el depósito de SAIEP situado en la localidad de Ituzaingó, Provincia de Buenos Aires y en otros depósitos externos ubicados en la Provincia también de propiedad de SAIEP.

En su defensa, la empresa señala que  “…las operaciones que dieron lugar a las retenciones practicadas por SAIEP no corresponden ser atribuidas a la Provincia de Tierra del Fuego, teniendo en consideración que la entrega de la mercadería por parte de FAPESA ha tenido lugar en la Provincia de Buenos Aires y dada la ausencia de conocimiento específico por parte de FAPESA respecto del destino final de la mercadería una vez entregada la misma” .

Asimismo, del expediente surge que el contribuyente trata de comprobar que ciertas retenciones han sido efectuadas por error:  “la mercadería … vinculada a las retenciones practicadas por error fue entregada en un depósito ubicado en la Provincia de Buenos Aires y desconoce el destino final de la mercadería” .

Por último, el contribuyente afirma que del propio informe de fiscalización  “no se encuentran elementos para sostener el ajuste practicado por esta Agencia, que consistía en considerar como ingresos provenientes de Tierra del Fuego los ingresos que dieron origen a las retenciones efectuadas por SAIEP para la jurisdicción” . Sostiene que el hecho de que FAPESA resulte contribuyente del impuesto sobre los ingresos brutos en la Provincia de Tierra del Fuego y que se hayan computado las retenciones -erróneamente- realizadas por SAIEP, a efectos de su cómputo en la liquidación del impuesto sobre los ingresos brutos de la jurisdicción de Tierra del Fuego, no legitima a la Agencia de Recaudación Fueguina (AREF) a exigir que los ingresos de las operaciones sobre las que se efectuaron dichas retenciones resulten asignados sin más a la jurisdicción de dicha Provincia; ello, por cuanto claramente no refleja la realidad económica de la operación de conformidad a las manifestaciones vertidas precedentemente.

A considerar

Lo resaltado busca advertir que el Fisco realiza un presunción en base a que el contribuyente computó como pago a cuenta del impuesto sobre los ingresos brutos las retenciones sufridas.

B) Posición de la Dirección de Rentas de la Provincia de Tierra del Fuego

Responde ante la Comisión Arbitral lo expuesto por el contribuyente con los siguientes términos:

“Que en respuesta al traslado corrido, la representación de la Provincia de Tierra del Fuego señala que, tal como la misma contribuyente reconoce,  existe una larga relación comercial entre el agente de retención y la firma retenida , que se desprende de la gran cantidad de facturas que FAPESA le confecciona a SAIEP.  El cliente SAIEP consideró que las mismas correspondían que fueran atribuidas a la Provincia de Tierra del Fuego , situación que fue confirmada por FAPESA al computarlas como pagos a cuenta en cada una de las declaraciones juradas de los meses correspondientes. En esta situación SAIEP es quien está en mejores condiciones de determinar que esas operaciones de compra correspondían a mercaderías cuyo destino final sería la jurisdicción de Tierra del Fuego, que fue lo que realmente confirma al realizar la retención al momento del pago de tales facturas.

Que a diferencia de lo que sostiene la fiscalizada y SAIEP, ambas partes conocen el destino final de los bienes, toda vez que esta última  retuvo  tanto para la jurisdicción de Tierra del Fuego como para la jurisdicción de Corrientes. Es decir, en esos casos, SAIEP distinguió claramente cuál era el destino final del bien en cada caso. A lo sumo, dice que se está ante una presunción legal que la firma no logró desvirtuar con la documentación acompañada. En la presentación realizada por la empresa oficiada, esta solo se limita a sostener que existió un error en la retención practicada sin indicar el motivo del mismo y sin demostrar que haya actuado en consecuencia con aquel hombre de negocios que detecta un error y lo enmienda, por ejemplo, rectificando en menos sus declaraciones”.

A considerar

Lo resaltado busca advertir sobre la intencionalidad del Fisco. No se refiere al cliente del contribuyente como tal, sino a su condición como agente de retención. Nada más lejano en materia del Convenio Multilateral.

Asimismo, utiliza a toda luz una falacia, al decir que el agente (es decir, el tercero) consideró cómo el contribuyente iba a atribuir los ingresos para dilucidar la procedencia de la retención.

FALACIA

Porque el régimen de retención NO establece la obligación de considerar el tratamiento que se le dé luego a los ingresos sujetos a recaudación.

C) Resolución de la Comisión Arbitral

Para resolver el caso traído a consideración, el árbitro del Convenio Multilateral reiteró su “contemporánea” posición en materia de atribución de ingresos:  “…cualquiera sea la forma de comercialización, la atribución de los ingresos debe realizarse considerando el lugar de destino de los bienes, siempre y cuando, claro está, sea conocido por el vendedor  al momento en que se concretó cada una de las ventas …” .

Para resolver - “situación en este caso que no está debidamente acreditada”- :

“Que el solo hecho de que se haya realizado una retención de impuesto a favor de una determinada jurisdicción no implica necesariamente que el contribuyente tuviera conocimiento del destino final de los bienes comercializados con la firma que le practicó la retención…

…De las pruebas e información glosada a las actuaciones está suficientemente demostrado que los bienes han sido entregados en depósitos del comprador ubicados en la Provincia de Buenos Aires, sin que, a ese momento, el vendedor tuviera conocimiento del destino final que tendrían los mismos, y por lo tanto, ese era el último domicilio conocido”.

Y con ello por suerte para el contribuyente decide:  hacer lugar a la acción interpuesta por Fabrica Austral de Productos Eléctricos SA contra la determinación tributaria (AREF SGT) 31/2017 dictada por la Provincia de Tierra del Fuego e Islas del Atlántico Sur , desestimando con ello la pretensión fiscal.

A considerar

Lo resaltado busca denotar la falta de consideración de parte de la Comisión Arbitral en cuestiones obvias. Resulta extemporáneo el momento de cada venta con el momento del pago. Y en este último es cuando procede la retención.

D) Nuestro comentario

1. Por el accionar de la Dirección de Rentas

Denotamos con claridad la intención del Fisco de imponer certeza en base a una falacia. El imponer que el contribuyente tenía certeza del destino de la mercadería, porque cuando cobro soportó una retención de Tierra del Fuego.

Partiendo de la premisa de que el Fisco conoce su sistema de retención, advertimos que este, en su parte pertinente, establece lo siguiente:

Sujetos pasibles de retención (3) : cuando los agentes de retención realicen operaciones con contribuyentes comprendidos en el régimen del Convenio Multilateral, y siempre que acrediten tal circunstancia con certificado de la Dirección General de Rentas de esta Provincia, el monto a retener será el que resulte de aplicar la alícuota del uno coma cinco por ciento (1,5%) sobre el importe a pagar a los contribuyentes”.

De donde se advierte con claridad que no se establece como condición  sine qua non  que la retención procede en la medida en que la mercadería tenga destino final la Provincia de Tierra del Fuego.

Ahora bien, conociendo ello, ¿cómo se puede inferir deliberadamente que la retención soportada implica el destino final de la mercadería vendida?

Lo que nos lleva a la siguiente conclusión:

  • hay una intencionalidad de pretender un ajuste fiscal sobre una falacia, o por el contrario,
  • hay un desconocimiento de su propia legislación.

Cualquiera resulte la respuesta, denota la amenazante situación en la que se encuentran los contribuyentes del Convenio Multilateral.

2. Por el desconocimiento del juzgador

A priori, vale recordar que la Comisión Arbitral no tiene facultad sobre la materia “Regímenes de recaudación” (4) , así como tampoco de establecer normas reglamentarias al respecto.

Al margen de ello, advertimos que indefectiblemente se deben conocer los sistemas de retención para resolver con fundamento. Que nos den seguridad jurídica. Ello, desde el momento en el que los fiscos incorporaron en su determinación los regímenes de recaudación para establecer la aplicación del Convenio Multilateral.

En este caso, sin rechazar por errónea la postura del Fisco, se resuelve a favor del contribuyente porque este demostró que el destino que conocía al momento no era la Provincia de Tierra del Fuego. Nos preguntamos qué hubiera sucedido si ello no fuera probado (a toda luz) por el contribuyente.

3. Incompatibilidad

En su parte resolutiva la Comisión Arbitral dice que  “…cualquiera sea la forma de comercialización, la atribución de los ingresos debe realizarse considerando el lugar de destino de los bienes, siempre y cuando, claro está, sea conocido por el vendedor al momento en que se concretó cada una de las ventas…” .

No es muy difícil entender que el momento de concretar la venta es muy distinto del momento de cobrar, momento en el que efectivamente procede la retención. La posición de la Dirección de Rentas descalifica la tesitura de la Comisión Arbitral.

III - “CLEVERMAN SRL c/PROV. DE BS. AS.” [ R. (CA) 20/2018 , DEL 11/7/2018]

DISPUTA: LA ATRIBUCIÓN DE INGRESOS POR LA PRESTACIÓN DEL SERVICIO

Consideraciones de la Comisión Arbitral

“Que la Provincia de Buenos Aires,  a partir de las retenciones practicadas a la firma  por parte de sus clientes, y  teniendo en cuenta las normas legales  correspondientes, donde específicamente expresan que serán pasibles de retención cuando los servicios sean realizados en jurisdicción de la Provincia de Buenos Aires  [art. 407, inc. b), DN serie “B” 1/2004], procedió a reasignar los ingresos, previa depuración de aquellos sobre los cuales el contribuyente presentó documentación de respaldo.

Que esta Comisión Arbitral tiene dicho que el solo hecho de que se hayan practicado retenciones a favor de una determinada jurisdicción no implica necesariamente que el contribuyente deba atribuir sus ingresos a esa jurisdicción, pero  en el caso concreto, las retenciones practicadas al contribuyente fueron imputadas por la propia firma como pagos a cuenta del impuesto sobre los ingresos brutos  en la Provincia de Buenos Aires,  lo que importa el reconocimiento por parte de Cleverman SRL de la procedencia de la conversión de tales importes retenidos en ingresos de la accionante ”.

Y con ello, en perjuicio para el contribuyente decide:  no hacer lugar a la acción interpuesta por Cleverman SRL contra la disposición determinativa y sancionatoria (SEFSC) 1970/2015 dictada por la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA) .

Nuestro comentario

1.  Por el accionar de la Dirección de Rentas:  en este caso, ARBA sustenta su determinación en lo que efectivamente prevé su régimen de retención, denotando con ello (y en este caso) su efectivo conocimiento.

2.  Particularmente, la Comisión Arbitral resuelve “la conversión”:  el cómputo de la retención como pago a cuenta del impuesto implica que los ingresos deben ser atribuidos a la jurisdicción por la que se soportó la retención.

A lo que vale preguntarse lo siguiente:

  • ¿Qué hubiera resuelto si por la misma factura se hubieran soportado retenciones por más de una jurisdicción, como es habitual que se haga a los contribuyentes del Convenio Multilateral?
  • ¿Y si el agente de retención, por tomar una posición fiscal, retiene en todos los pagos sin considerar el lugar de la prestación del servicio?
  • ¿Se va a empezar a resolver de manera disímil, según lo que establezca cada régimen de recaudación?
  • ¿Dependemos del axioma del agente para ver dónde atribuyó el ingreso?

Llamamos a realizar un golpe de timón, una corrección con fundamentos técnicos, para que el contribuyente no deba enfrentar más determinaciones sin asidero legal.

IV - PALABRAS FINALES

Advertimos que la Comisión Arbitral no debe apartarse de su propia legislación. En ningún momento se establece que los ingresos se atribuyen en base a lo realizado por el tercero: el agente de retención.

Por ello, demandamos desterrar esta postura al momento de sumar seguridad jurídica frente a todo lo contrario.

 




Consultas

image