BUENOS AIRES. SELLOS. ACTIVIDADES AGROPECUARIAS. CONSUMOS REALIZADOS CON LA TARJETA DE CRÉDITO. EXENCIÓN

El   agente de recaudación consulta por el tratamiento que corresponde otorgar a las liquidaciones o resúmenes periódicos de la tarjeta de crédito, teniendo en cuenta que sus titulares desarrollan su actividad en el sector agropecuario, comprendida en el decreto 3884/1993.

Para su respuesta,   la Dirección señala que mediante el decreto 3884/1993 (ratificado por las L.   11490 y   11726), se dispuso la derogación del impuesto de sellos aplicable a toda operatoria financiera y de seguros institucionalizada, destinada a los sectores agropecuario, industrial, minero y de la construcción.

Por su parte, el artículo 731 de la disposición normativa   serie “B” 1/2004 y modificatorios, establece: “ Para que sea procedente la desgravación, en el instrumento deberá constar:

a) la actividad desarrollada por el beneficiario;

b)   la   declaración de la entidad financiera y del beneficiario acerca del destino concreto de la operación …”.

Respecto de la procedencia de la desgravación, se advierte que la Autoridad de Aplicación se expidió en los informes 63/1997 y 198/2006.

En el primero se expresó:

“... las compras de insumos agropecuarios financiadas por el Banco, mediante el sistema implementado por una Tarjeta de Crédito, deben considerarse desgravados en los términos del decreto 3884/1993 y artículos 346 a 349 de la disposición ‘B'-1/1995 que lo reglamenta.

En cuanto a los requisitos que   esta última norma prevé en el artículo 347, relativos a la declaración de las partes, teniendo en cuenta lo antedicho se estima que las Circulares cumplen con los mismos y puede considerarse a los puntos que especifican la actividad del beneficiario y el destino de la operación, como declaraciones juradas con el alcance que para   estas le otorgan las normas fiscales ”.

En el informe 198/2006 se afirmó: “... en la medida que la tarjeta de crédito está destinada a financiar la compra de insumos agropecuarios, se entiende viable el encuadre de la liquidación respectiva en la norma examinada, sin otro recaudo a cumplimentar (informe 63/1997) ”.

Por lo tanto, respecto de las liquidaciones y/o resúmenes correspondientes a la tarjeta de crédito, se destaca que de la normativa interna de la entidad bancaria que detalla las características de la tarjeta de crédito, surge que revisten tal carácter los siguientes sujetos: “ Productor agropecuario (persona humana o jurídica), propietario, arrendatario o aparcero, que desarrollen su actividad dentro del sector de producción primaria y contratistas rurales ”. (cf.   pto. 1.1); en virtud de ello se resuelve que se encuentra reunido el requisito en cuestión.

Asimismo,   se aclara que en tanto los “contratistas rurales” también pueden resultar titulares de la tarjeta de crédito, los mismos no se hallan comprendidos en los alcances de lo establecido por el decreto 3884/1993, toda vez que la finalidad del mismo ha sido beneficiar al sector productivo agropecuario.

Por último, y en torno a la declaración respecto del “destino de la operación”, se recomienda dejar expresa constancia por los contratantes (por ej.:   al momento de la adhesión) acerca del mismo; o que dicho aspecto surja de algún otro instrumento que formalicen las partes. Se recuerda que la desgravación procede en la medida que el uso de la tarjeta de crédito sea para la adquisición de insumos agropecuarios.




Consultas

image